Al igual que las organizaciones cambian el modelo de promotora para lidiar con COVID-19, las fundaciones cambian su patrocinio - Generocity Philly

Purpose

Jul. 21, 2020 9:17 am

Al igual que las organizaciones cambian el modelo de promotora para lidiar con COVID-19, las fundaciones cambian su patrocinio

"Queremos apoyar las necesidades financieras de estas organizaciones [sin fines de lucro] a medida que adoptan nuevos enfoques para sus operaciones generales", dijo Jennifer Leith de la Fundación Douty.

A finales de julio, los promotores y voluntarios del Nuevo Movimiento Santuario se reunieron para distribuir 250 cajas de alimentos a la comunidad inmigrante.

(Foto de la página de Facebook de NSM)

Nota del editor: puede volver a publicar este artículo en línea y en forma impresa bajo una licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas, siempre que no edite la pieza, se asegure de atribuir al autor, mencione que el artículo se publicó originalmente en Generocity, e incluya un enlace a la publicación original.

Read this article in English.


“La filantropía es encomiable, pero no debe hacer que el filántropo pase por alto las circunstancias de injusticia económica que hacen necesaria la filantropía”. — Rev. Dr. Martin Luther King Jr.

El año pasado, se donaron casi $450 mil millones a organizaciones sin fines de lucro. Y cada donante finalmente quería una respuesta a la misma pregunta: ¿mi aporte marcará alguna diferencia? Esto es particularmente cierto con fundaciones que dieron $75.7 mil millones, casi el 17 por ciento de todos los dólares caritativos en 2019.

Medir el impacto es el estándar de oro para determinar si una organización de cambio social está cumpliendo sus objetivos y creando valor. Sin embargo, un informe de 2019 reveló que la mayoría de las organizaciones sin fines de lucro estaban luchando para medir el impacto de su trabajo. Incluso en el mejor de los casos, conectar la misión a una métrica apropiada es extremadamente difícil.

Pero estos son ahora los peores momentos.

Cuando llegó la pandemia, el gobernador Tom Wolf declaró cierre total en el estado de Pensilvania para contener contagios. Se cerraron las empresas, el desempleo aumentó de manera precipitada, ‘lo normal’ cambió por completo, la red de seguridad social quedó destrozada y las marcadas disparidades entre los pudientes y los desposeídos se hicieron visibles. De un día al otro, muchas organizaciones de justicia social —especialmente organizaciones sin fines de lucro pro-inmigrantes— dejaron de ser organizaciones de base y se convirtieron en sociedades de apoyo mutuo.

Blanca Pacheco. 

“COVID-19 ha puesto de manifiesto las realidades que ya existían”, dijo Blanca Pacheco, co-directora del Nuevo Movimiento Santuario de Filadelfia. “Ya había desigualdades. La gente ya vivía de quincena en quincena. La gente todavía no podía satisfacer sus necesidades básicas “.

From our Partners

Antes de COVID-19, el Nuevo Movimiento Santuario era una organización interreligiosa y multicultural por la justicia para los inmigrantes. Después de COVID-19, se convirtió en una agencia de servicios humanos, tratando de ayudar a su comunidad a mantenerse a flote.

La medición del impacto dio paso a garantizar la supervivencia de las personas y de las propias organizaciones sin fines de lucro.

“La crisis de COVID-19 ha creado dificultades internas para muchas organizaciones sin fines de lucro”, dijo Jennifer Leith, directora ejecutiva de la Fundación Douty (The Alfred and Mary Douty Foundation), “les exigió que se desplazaran a áreas donde generalmente no operan —como la distribución de alimentos, la traducción de materiales relacionados con la pandemia, el trabajo de estabilización de rentas y el apoyo académico para los estudiantes locales— porque son la entidad de confianza en su comunidad”.

“Queremos apoyar las necesidades financieras de estas organizaciones a medida que adoptan nuevos enfoques para sus operaciones generales”, agregó Leith.

Y la necesidad financiera es crítica.

Antes de COVID-19, las fundaciones de Pensilvania financiaron un sector sin fines de lucro muy sólido. Unas 6.500 fundaciones de Pensilvania con activos combinados de $35 mil millones dieron a las organizaciones de servicios sociales estatales casi $3 mil millones de dólares en 2015, los últimos datos disponibles. El dinero se utilizó para proporcionar educación, servicios humanos, cuidado sanitario, así como también programas artísticos y culturales, según el Centro de Fundaciones de Pensilvania (Pennsylvania Foundation Center). Se recibieron otros $1.3 mil millones de fundaciones que no son de Pensilvania que otorgaron un total de 48,000 subvenciones.

Pero dentro de las primeras tres semanas del cierre del estado, la Asociación de Organizaciones Sin Fines de Lucro de Pensilvania (PANO por sus siglas en inglés) anunció que el 81% de las 190 organizaciones sin fines de lucro que encuestaron se vieron significativamente afectadas por el COVID-19. Colectivamente, habían visto $3 millones en incremento de gastos. Además, alrededor de 9.600 empleados y más de 800.000 clientes esperaban ver reducciones en el servicio.

Las cifras nacionales no son mejores, ya que alrededor del 33 por ciento de las organizaciones sin fines de lucro predicen el cierre dentro del año. Menos del 30 por ciento de los fondos de las fundaciones se destinan al apoyo operativo general de organizaciones sin fines de lucro, lo que deja a una organización subcapitalizada y en riesgo en momentos de crisis.

Las más afectadas son las organizaciones sin fines de lucro que sirven a inmigrantes, especialmente aquellas que se especializaron en la organización de base. Organizaciones como Puentes de Salud y el Nuevo Movimiento Santuario de Filadelfia.

No es una cuestión de impacto.

Pacheco dijo que el modelo de promotora es altamente efectivo porque es un modelo de organización de base culturalmente sensible que los inmigrantes latinoamericanos llevaron consigo desde sus países de origen. Las promotoras forman un equipo de alcance de primera línea para ayudar a las poblaciones vulnerables a lidiar con las barreras a nivel de sistemas. Emplea a residentes locales, que entienden la cultura de la comunidad, y les permite construir relaciones de confianza con los residentes a medida que los conectan con la atención médica, los servicios de apoyo, la educación o la defensa.

El Nuevo Movimiento Santuario usa promotores (deletreados con una “e” para indicar inclusión de género) como puentes de comunicación entre las congregaciones y su membresía inmigrante, mientras que Puentes de Salud usa promotoras en el papel más tradicional de trabajadoras comunitarias de salud. Trabajan como parte del equipo de atención al paciente, brindando apoyo entre pares para los cambios de estilo de vida que producen mejores resultados de salud que el modelo de atención médica occidental.

Es una cuestión de injusticia.

Las organizaciones de justicia social de latinos han quedado en gran parte al margen de la generosidad filantrópica.

Candid, una firma de investigación sin fines de lucro que realiza un seguimiento de las donaciones, realizó una encuesta entre 2011 y 2015 que mostró que solo el 1% de las subvenciones de las principales fundaciones van a organizaciones que apoyan a inmigrantes y refugiados, a pesar de que representan casi el 14% de la población. A nivel nacional, según Candid, la respuesta filantrópica internacional a la pandemia de COVID-19 totalizó más de $10 mil millones. Pero según los cálculos de Candid, solo el 3% de los fondos relacionados con la pandemia se han otorgado a organizaciones con un enfoque minoritario.

A nivel local, uno de los fondos de ayuda COVID más conocidos es el Fondo PHL COVID-19, que la semana pasada anunció su séptima ronda de subvenciones otorgando $2.1 millones a 80 organizaciones sin fines de lucro. El Fondo se lanzó el 19 de marzo y está dirigido por Philadelphia Foundation y United Way of Greater Philadelphia and Southern New Jersey (UWGPSNJ). En total, el Fondo ha otorgado 548 subvenciones por un total de $17.5 millones.

El Centro Nacional para la Filantropía Sensible (National Center for Responsive Philanthropy) dijo que gran parte de los fondos para grupos de inmigrantes se ha limitado a un pequeño grupo de fundadores ‘aliados’ como la Fundación Douty en Filadelfia.

Jennifer Leith.

Leith dijo que la Fundación Douty ha sido incitada, tanto por su medio siglo de otorgar subvenciones como por la pandemia, a repensar su modelo de donaciones.

Fundada en 1968 por Mary y Alfred Douty, la pareja quería apoyar la educación y las organizaciones que carecían de recursos en los condados de Montgomery y Filadelfia. Pero los Douty también estaban buscando organizaciones que tuvieran impacto. “Cincuenta años después, estábamos tratando de determinar cuáles serían los próximos pasos, y lo que se preguntaba era ‘¿y ahora que tendría que hacer la Fundación Douty? ¿necesitaba existir a perpetuidad?’ Y entonces nos tocó COVID”, dijo Leith.

Para Leith y su junta directiva, la pandemia lo cambiaría todo. Leith y miembros de la fundación están discutiendo las prácticas cambiantes de la filantropía impulsada por la pandemia: “Este no es el momento para reafirmar la práctica filantrópica típica”.

Douty se une al Consejo de Fundaciones (Council on Foundations), el Centro Nacional para la Filantropía Sensible y Donantes para Organizaciones Efectivas (Grantmakers for Effective Organizations) para impulsar al sector filantrópico a contribuir más del 5% de los activos legalmente obligatorios.

“Los activos de una fundación no son solo los dólares que componen su cartera de inversiones”, dijo. “Los activos son las personas y las comunidades que respaldan nuestros fondos. Si alguna vez hubo un tiempo para intensificar las donaciones y aprovechar las dotaciones, este es el momento”.

Los Patrióticos Millonarios, un grupo de más de 260 donantes ricos, solicitan al Congreso que doble el mínimo del 5% que las fundaciones de la nación deben donar cada año. El grupo estima que esto generaría $200 mil millones adicionales anualmente en donaciones caritativas. El grupo también aboga por que el cambio cubra los 700,000 fondos de donantes aconsejados y las 86,000 fundaciones familiares.

Lo que finalmente decidió la Fundación Douty en abril fue liberar $1.5 millones, el 23% de su dotación, para hacer tres subvenciones de $500,000 in vista del problema.

“En este momento, todas las organizaciones sin fines de lucro necesitan más fondos”, dijo Leith. “En particular, necesitan un apoyo adicional las organizaciones que incluyen a las personas que facilitan que nuestra economía siga produciendo pero a quienes se les excluye de cualquier programa de ayuda o recompensa”.

Además de las organizaciones sin fines de lucro en su cartera de donaciones, Douty también proporciona $1 millón en cantidades iguales a dos fondos locales de ayuda mutua, el Fondo de Ayuda para Trabajadores de Filadelfia y el Fondo de Ayuda para Inmigrantes. De este modo los fondos pueden seguir brindando asistencia de alquiler y apoyo en efectivo para los trabajadores de la ciudad, inclusive los inmigrantes indocumentados quienes son excluidos de los programas federales de estímulo y compensación por desempleo.

“Si bien ayudaremos a algunos trabajadores a corto plazo a través de estos dos fondos de ayuda, existe una oportunidad a largo plazo para el liderazgo y la acción en todos los sectores —filantropía, gobierno, empresas y organizaciones sin fines de lucro— en reinventar nuestro sistema económico para afirmar el valor de todos nuestros trabajadores, familias y comunidades. Necesitamos medidas sobre los beneficios universales, como los días de enfermedad pagados y el acceso a la atención médica y el cuidado de los niños, además de la reforma migratoria y un salario digno”, dijo Leith.

Inscríbase aquí para recibir nuestro boletín diario

-30-
LEAVE A COMMENT

From our Partners

Keva White offers his perspective on upward economic mobility at ECS forum

Opinion: Your voice matters and your vote matters

SPONSORED

Generocity Philly

Inscripción Doble en Congreso: Lo que trae el futuro

Center City Philadelphia (Remote during COVID)

Big Brothers Big Sisters Independence

Human Resources Director

Apply Now
Center City Philadelphia (Remote during COVID)

Big Brothers Big Sisters Independence

Director, Finance

Apply Now
Philadelphia, PA

Public Health Management Corporation

Case Management Supervisor

Apply Now

Like their parents, Latinx youth are suffering disproportionately from COVID

What happened last night in West Philly? Demands for justice, fire, kettling by police

SPONSORED

Generocity Philly

Dual Enrollment at Congreso: Where does it go from here?

3300 Henry Avenue Philadelphia, PA 19129

Public Health Management Corporation

Behavioral Health Technician

Apply Now
Galloway Street - Philadelphila PA

Philabundance

Donor Relations Officer

Apply Now
Philadelphia, PA

Philadelphia Youth Network, Inc

Contracts Manager

Apply Now

Sign-up for daily news updates from Generocity